v
  Inicio Bambuco | Cumbia | Llanera | Contacto | Videos  
 
 
 
 
 
 
 

Vallenato Bella Musica Colombiana

LA PARRANDA

Las Parrandas en un comienzo fueron el medio de comunicación del vallenato hasta la llegada del disco, la radio, las casetas, la televisión, etc. A diferencia de las colitas, las parrandas no han desaparecido, ellas siguen representando el legítimo ambiente social del vallenato y una de las más altas expresiones del mismo.
Las parrandas son celebraciones espontáneas de amistad, para las que se necesita uno o varios conjuntos vallenatos, el exigente circulo de escuchas, y tiempo, ya que parranda que se respete puede durar mas de dos días.  Adicionalmente el licor y el sancocho, son elementos también indispensables que dan el matiz al evento en el que los músicos muestran su versatilidad al cantar vallenatos y contar historias, otro elemento importante en estas parrandas. 

Allí no se baila, ni se habla en grupos, esto es un irrespeto.  Lo que si es costumbre es beber en forma abundante, preferiblemente whisky, comer chivo y queso salado de forma continua,  y sentarse en circulo frente al grupo vallenato que solo debe contar con los instrumentos tradicionales.

TRASCENDENCIA CULTURAL

Con una historia cuyos orígenes se remontan a los inicios del siglo pasado, el vallenato es la expresión musical que, nacida en el ámbito rural y campesino del valle de los ríos Cesar y Ranchería, logró, en poco tiempo, un gran ascenso social.

Uno de los escenarios donde empezó a codearse el vallenato con la música que escuchaba y bailaba la burguesía -valses, mazurcas, canciones napolitanas- fue el de las colitas. Era este el nombre que recibían las colas o finales de fiesta de la clase adinerada: bodas, bautizos, cumpleaños, festejos religiosos... Durante el sarao, mientras los señores se divertían con la música europea que interpretaba una precaria orquesta provinciana, los trabajadores pasaban la fiesta en la cocina y los galpones a punta de acordeón, guacharaca y caja. Despachada la orquesta, los de atrás eran invitados a pasar adelante, y patrones y vaqueros se sentaban a tomar y cantar juntos.

De esta forma las colitas ayudaron a divulgar el género y a mediados de siglo XX, ya cuando el vallenato es aceptado indistintamente por todas las clases sociales es cuando empieza a penetrar en el resto del país.

Fue así como, con gracia y habilidad, sus intérpretes, después de haber sido menospreciados por la clase alta, hoy se ven asediados y admirados por las más altas personalidades.

Desde 1970 los Presidentes de Colombia asisten, protocolariamente, a la ceremonia de inauguración del Festival de la Leyenda Vallenata. 

En la Navidad del 99 la agrupación infantil "Los Niños del Vallenato" recibieron la invitación de la Casa Blanca para animar la ceremonia de encendido del árbol de Navidad, siendo recibidos luego, en privado, por el presidente estadounidense Bill Clinton.
Ante el éxito internacional del vallenato, se han ido perdiendo sus raíces, lo que preocupa a sus defensores, por eso se hacen esfuerzos como el Festival vallenato, para preservar la tradición.  Esta música pasó de ser la amenización de la parranda, para convertirse en un ritmo comercial, y aunque las parrandas, las serenatas y los concursos no han dejado de existir, estos eventos ya no son  en muchos casos la razón por las cuales nacen los vallenatos.

Los amantes del vallenato son conscientes de que él, como toda clase de música, debe evolucionar, pero su lucha está en conservar sus raíces como son sus ritmos, letras, e instrumentos.
Prueba de ello es la letra de la canción inédita ganadora del último festival vallenato que terminó el pasado mes de abril del 2005, uno de sus apartes dice:

"Que dónde estaba el vallenato, ese que él un día cantó, ese que tanto gustó por su bonito relato, Quién inventó ese aire sin ton ni son que no guarda la expresión original del vallenato"   

Será la historia la que escriba la verdadera trascendencia de este ritmo, ya que debido a su corta vida, es difícil determinar sus alcances sociales y culturales.

FESTIVAL DE LA LEYENDA VALLENATA

En el año de 1968,  la periodista y escritora Consuelo Araújo Noguera, en compañía Alfonso López Michelsen, Gobernador del Cesar,   y el Maestro Rafael Escalona, organizaron el Primer Festival, tomando como eje de la celebración el Relato histórico-religioso del Milagro.  Se hizo el Primer Concurso de Conjuntos Típicos de Música Vallenata,  y   Alejandro Durán, fue proclamado el primer Rey Vallenato.

Desde entonces, en Abril de cada año, se celebra en la ciudad de Valledupar el Festival de la Leyenda Vallenata. Este evento es  el más representativo del folclor vallenato ya que en él participan los mejores ejecutantes de los tres instrumentos básicos vallenatos, y a demás, se dan cita los mejores compositores para competir por el título de la mejor canción inédita.

El Festival se caracteriza por sus cuatro concursos: Conjunto Típico de Música Vallenata en sus tres Categorías (Profesional, Aficionado Juvenil e Infantil); Canción Vallenata Inédita en sus cuatro aires (Merengue, Paseo, Puya y Son); Piqueria y Piloneras, además de la representación a manera de teatro callejero de la Leyenda del Milagro, Leyenda Vallenata que data de 1576 y que hace referencia a la conversión de los indios chimilas, tupes y cariachiles a la religión católica, después de crueles enfrentamientos con los ejércitos Españoles y después de ver el poder de Dios manifestado a través de la resurrección de los combatientes de ambos bandos.

 
< Paginas 1 | 2 | 3 | 4 | 5 >